El secreto de El secreto

EL SECRETO DE SUS OJOS

Lamento mucho no haber visto esta película antes. Recuerdo cuando mi señor padre hace 4 años, llegó a casa con mi madre con un desasosiego que ocultaba una amplia sonrisa. “Después de mucho tiempo, he disfrutado del cine como se merece”, dijo. Idiota de mí, que por aquellos tiempos, aun sabiendo que mi viejo es un sabio, era un tanto perezoso, no la vi. Ayer, con la compañía de mi gran compadre Antonio, le dimos al play.

se-viene-remake-gringo-de-el-secreto-de-sus-ojos

Aunque el verdadero “secreto” de la película es el apoteósico Ricardo Darín, comencemos por el guión. Contada en dos tiempos de forma magistral, la historia podría ser como cualquier otra de las muchas americanadas que tantos años llevamos viendo en el cine y en televisión. Asesinatos, investigaciones, rivalidades, historia de amor, etc. Y entonces, qué marca la diferencia? Por qué me ha gustado tanto este filme? Para empezar, aúna comedia, drama, romance y thriller de una forma sutil, como la seda. Y creo que su éxito se basa en la ambientación, la intención de reflejar la calidez de las relaciones y comportamientos de carácter latino. Con latino me refiero al de los pueblos antiguos del mediterráneo y sus colonias. Pueblos donde las conexiones humanas han tenido un peso esencial en la evolución. Donde las historias de amor son auténticas, las pasiones son más profundas y el humor más espontáneo. Pues bien, creo que esta es la clave de la película, como la fue en La vida es bella, Intocable, Mar adentro, Cinema Paradiso y un largo etcétera.

Cada personaje tiene su rol a la hora de cocinar el gran plato que tan buen sabor de boca deja. El entrañable papel de Sandoval, alcohólico amigo fiel, aporta la dosis de humor y fraternidad; el jefe es el que todo trabajador ha tenido alguna vez; el carácter irascible del asesino lo define a la perfección; la personalidad inteligente y cuerda pero coqueta de la Doctora nos hace a todos enamorarnos un poquito; y el enigmático comportamiento del marido es el perfecto click para ese sobrecogedor final, que además pone al espectador en un dilema de juzgar la jugada del tipo.

Y Ricardo Darín…

ricardo_darinEs el prototipo, el modelo de actor latino, un contador de historias que alcanza la perfección interpretativa utilizando el más simple de las herramientas para dar credibilidad a su personaje: ser él mismo. Darín modela al personaje, y no al revés. Esto se puede tachar de falta de recursos, o de déficit de registros, pero si pensamos en la esencia de la escuela interpretativa, cuyo principal objetivo es transmitir, convencer y representar un personaje con el que el público se sienta identificado, la sobreactuación, la tendencia camaleónica de algunos actores se traduce, casi siempre, en mediocridad disfrazada de polivalencia. El truco de los grandes actores está en “¿cómo te comportarías tú si estuvieras en las circunstancias de tu personaje”. Y es lo que hace Ricardo. No me entendáis mal; utilizan SUS gestos, SU sonrisa, SU mirada. A partir de ahí, actúan. Si no que se lo digan a Marlon Brando, Paul Newman o Charlton Heston.

Retórica aparte, la cuestión es que Ricardo Darín se comporta en el papel como un ciudadano de a pie, absorbiendo la atención del espectador regalando espontaneidad mediante pequeñas dosis de ironía, romanticismo, carácter y benevolencia. En resumen, credibilidad.

Decía en una entrevista que el principal motivo por el que no quería irse a Hollywood, honestidad y rechazo a dar el salto a la parafernalia de la fama y el dinero aparte, era que perdería su pasión, intensidad y fiabilidad al tener que interpretar en una lengua que no es la suya. Porque para actuar uno necesita pensar, dice.

El (no) romance de Espósito y la doctora es maravilloso, es la perfecta expresión de los sentimientos más auténticos del hombre. Una sensación que todos hemos tenido alguna vez, de adoración y enamoramiento reprimido por miedo, timidez, respeto…
La genial metáfora de “cierra la puerta” describe la sutileza de toda la obra.

En fin… fabulosa película, cuya pincelada final es la banda sonora que acompaña cada momento a la perfección.

Que viva el cine!
“Ya no se si es un recuerdo o el recuerdo de un recuerdo lo que me va quedando, ¿se da cuenta?”

“¿Cómo se hace para vivir una vida llena de nada?”

“Usted dijo perpetua”

Ignacio Peña Kindelan

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s