Mis 10 series

(Puede contener spoilers)

Parece que fue ayer cuando se discutía, en este mismo blog, sobre si la película favorita de alguien debía ser, por definición, aquella que este alguien consideraba la mejor (sí, über alles). Pues bien, solo a mí se me ocurre traer un listado con mis 10 series favoritas. Ahí van:

Digo esto porque en la siguiente lista echaréis de menos algunos títulos y, por supuesto, echaréis de más algunos otros; porque el que firma este post considera que para que una serie/película sea tu favorita no tiene por qué ser la mejor, ‘solo’ tiene que dejarte con esa sensación que todos conocemos después del visionado, por lo que sea.

-PRISON BREAK 

13 o 14 años tenía yo cuando me enganché. Algún psicólogo diría que lo mío con esta serie es un trauma relacionado con la falta de cariño por parte de mi hermano. Pues posiblemente sea verdad, quién soy yo para llevarle la contraria a un psicólogo, pero no conozco a nadie que niegue que esa primera temporada es de lo mejor que se hará jamás en televisión. Y tiene mérito, porque Wentworth Miller y Dominic Purcell no son precisamente los mejores actores de la historia, pero cuando una historia es buena… Fugarse fue solo el principio decía el slogan, tal vez debió ser también el final. Una primera temporada perfecta, una segunda decente y dos últimas inenarrables. Prison-Break

-SUITS suits-usa-poster

Una serie de abogados. ¿Ally McBeal? No. ¿Ley y Orden? Tampoco. ¿Algo de ambas? A lo mejor. El encanto de esta serie reside, indudablemente, en el carisma de sus dos protagonistas, encarnados por Patrick J. Adams y Gabriel Macht, con unos secundarios de la talla de Rick Hoffman, Meghan Markle o David Costabile, siendo este último uno de mis malos favoritos de la pequeña pantalla. Si a este elenco le sumas un grandísimo guion plagado de referencias a la pop culture americana y una banda sonora exquisita, te sale esta pequeña maravilla firmada por Aaron Korsh.

Querrás estudiar derecho y querrás trabajar en Person&Hardman…y querrás tener un traje de 5000$.

-PERSON OF INTERESTNo Good Deed

Si a ti te dicen que una serie está escrita por Jonathan Nolan (hermano de Christopher y autor de ‘El Caballero Oscuro’ y ‘Memento’ entre otras) y producida por el (cada vez más) omnipresente JJ Abrams, pues lo mínimo que haces es ponerte el pijama y hacer una genuflexión ante la tele como quien ve jugar a Zidane. La expectativas eran altas, pero es que la serie las supera con creces, hasta tal punto que uno no sabe hasta dónde puede llegar. Michael Emerson vuelve a dar una lección de interpretación como ya hizo en Lost y Jim Caviezel clava el personaje ¡Bum! Maquinotes. No os mentiré, he llegado a lagrimear con varios finales, porque Reese y Finch garantizan tiros, pero, sobre todo, garantizan emociones.

Si no lloriqueas, eres de mármol travertino. La única serie de tiros que apela a tu yo más tierno y sensible…y Amy Acker.

-COMMUNITYimages (11)

Instant classic. No es una serie para todos los paladares y a la mayoría le cuesta cogerle el punto y es que esta serie es especial. Única. El universo de su creador, Dan Harmon, es tan rico que puede permitirse una tercera temporada tan excéntrica y surrealista como histórica. Por todo esto, el despido de Dan Harmon al final de la tercera temporada sentó como un jarro de agua fría, jarro que los primeros episodios de la cuarta se encargaron de enfriar aún más. Tras una temporada irregular, la NBC decidió renovar la serie (¡GRACIAS!) una temporada más. Porque como ya dije, es una serie especial, una serie a la que coges cariño con un reparto al que acabas idolatrando (especialmente a Alison Brie…y a Ken Jeong). Un must para cualquiera, vamos.

No es la comedia que merecemos, pero sí la que necesitamos #sixseasonsandamovie


-FRIDAY NIGHT LIGHTSimages (11)

EL DRAMA. Probablemente mi serie favorita. Una montaña rusa de emociones ambientada en ese Texas (Texas forever, Street) profundo que vive del deporte. ¿Una serie sobre un equipo de fútbol americano de instituto?, ¿en serio? Pues lo que puede parecer una americanada de tomo y lomo resulta una americanada de tomo y lomo, sí, pero con una profundidad que no suele verse en este tipo de historias. Dillon vive por y para el fútbol, los jugadores no siempre; ‘adolescentes’ con las inquietudes propias de quién es exigido por encima de lo común y que no sabe si hay vida más allá de los partidos del viernes y de ese pueblo antiguo, racista y con un amor por el alcohol por encima de la media. Kyle Chandler, Taylor Kitsch, Scott Porter, Connie Britton y Zach Gilford destacan en esta maravilla que deja episodios y frases para la historia. Clear eyes, full hearts, can’t lose.

Texas existe y es tal cual te lo imaginas. Matt Saracen es uno de esos personajes a los que coges un cariño casi familiar. Mención especial a Taylor Kitsch: man, myth.

-MIÉNTEME

lie_to_me_wallpaper

Un pequeño monumento (más que merecido) a Tim Roth. Es posible que la historia sobre un tío que mirándote es capaz de saber si mientes no resulte del todo atractiva, pero como ya he dicho, esta serie no va de eso, al menos no para mí; esta serie es una excusa para que el actor londinense dé rienda suelta a todo su talento, que no es poco. Por eso, ésta es una de esas series que puedes ver salteadas sin riesgo de perder el hilo. Oh, Tim Roth, mi Tim Roth.

Pónganse en pie, entra Tim Roth.

-BLUE MOUNTAIN STATEbms-alex-craig-sammy

Otra americanada. Otra serie sobre el fútbol americano y la vida universitaria, pero de un gamberrismo e incorrección que deja American Pie a la altura del betún. Sexo, alcohol y drogas (muchas drogas) conforman la columna vertebral de esta serie rebosante de testosterona. Desde luego, esta serie no es un monumento a la intelectualidad, pero es inevitable no reírse y reconocerle el encanto a una serie sin pretensiones que nos recuerda lo bien que se le da a Romanski el humor fácil.

¿Te hace gracia el humor más macarra? BMS is your place. Hay chistes con zoofilia, galletas,amputaciones, drogas, sexo, alcohol y más drogas. Gotta love Thad Castle.

-FRASIERCast-of-Frasier-frasier-119753_724_508

No tuve una infancia común, no. Si en verano veía Cine de Barrio, el resto del año veía Frasier con mis padres. El neurótico psiquiatra de Seattle (salido de Cheers) era mi entretenimiento pre-cena, cuando La2 molaba. Esa dualidad entre el mundo elitista e ‘inteligente’ de Frasier y su hermano y el mundo llano y simple de su padre y su asistenta, está tan bien exprimida que, aunque la fórmula de la serie sea sencilla y repetitiva, nunca te cansas de que ese loquero radiofónico snob meta la pata una y otra vez. Desde aquí recomiendo a todo padre y a todo futuro padre, que ponga Frasier a sus hijos antes que cualquier otra cosa que pongan en la tele. ¡Snobizad!

 Es posible reírse con un neurótico pesado. Es posible para el público llano disfrutar con la jet set de Seattle.

-FREAKS AND GEEKSfreaks-and-geeks-your-nex-007

La madre de todas las series. El inicio de la factoría Apatow. En su reparto cuenta con (unos jovencísimos) James Franco, Seth Rogen, Jason Segel, Martin Starr y John Francis Daley entre otros. Dirigida por Paul Feig, esta serie es una pieza de culto de esas que no pierden lustre con los años. Me atrevería a decir que sin esta serie no habría sido posible el auge de la comedia catódica. Pues eso, que no tengo ninguna pega para una serie tan imprescindible como divertida.

Es como el Quijote de las series, debería ser obligatoria en los colegios. Apatow, te queremos.

 

 

-COMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE

Pocas series han levantado tantas ampollas. Parecía que podía ser el relevo perfecto para Friends, pero ahora todo el mundo quiere que acabe, ¿la razón? Su nombre. Y es que si esta serie no se hubiese llamado ‘Cómo conocí a vuestra madre’ nadie tendría prisa por conocer a la madre, pero también es cierto que no sería tan buena. En la eterna batalla con Friends siempre sale perdiendo y, reconozcámoslo, con justicia; pero está entre mis favoritas y Friends no y esto se debe a que como decía al comienzo del post, una serie tiene que transmitir y por muy graciosa que fuese Friends (que lo era, mucho) nunca llegué a preocuparme por ninguno de sus protagonistas, me daba igual si Rachel y Ross acababan juntos o si Chandler y Mónica conseguían un hijo, con CCAVM sí que me pasa. Es posible que se haya perdido algo de esa frescura inicial, pero ¡joder! He crecido con Ted Mosby, quiero que sea feliz y que las cosas le vayan bien, y lo mismo me pasa con el resto del cast…salvo con Lily, que solo la disfruto cuando saca su lado más egoísta y humano. En definitiva, CCAVM no es tan desenfadada ni tan ‘original’ como era antes, pero es más madura y, a veces, mejor.

La serie de la generación que llegó tarde a Friends. Ted Mosby, ¿puedo llamarte papá? Barney Stinson, ¿quieres ser mi tío?



Barrous

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s